s'inscrire / se connecter

Sites pays et partenaires

Membres :
0 200 500 1000 2000 5000 10000+
ALEXIS MEJIA, GAGNANT DE LA BOURSE “ALBERTO BENAVIDES DE LA QUINTANA – FRANCIA PROUNI 2015”

Alexis Mejía, gagnant de la bourse « Alberto Benavides de la Quintana 2015 », laquelle est délivrée par le Patronage de l’Université Nationale d’Ingénierie (PROUNI) et l’Ambassade de France au Pérou, a étudié le master « Risques Naturels Telluriques (RNT) » à l’Université Paris Diderot. Après avoir validé cette année-là du master, il a continué dans la même université un autre master intitulé « Dynamique des Milieux et Risques (DYNARISK) », qui sera achevé en juillet 2018.

 

  • ¿Cómo y qué beneficios recibiste al ganar la beca “ALBERTO BENAVIDES DE LA QUINTANA – FRANCIA PROUNI 2015”?

 

Estudié ingeniería civil en la Universidad Nacional de Ingeniería, teniendo más afinidad en los temas de acondicionamiento territorial y riesgos naturales. Es así que al haber hecho prácticas en algunas instituciones relacionadas a esta especialidad, haberme titulado, y haber sido profesor asistente en cursos de este tema en mi misma facultad, postulé y pude ser acreedor de esta beca.

 La beca proviene de un convenio entre el Patronato de la UNI y la Embajada de Francia, en la cual se recibe los beneficios de estas dos entidades. Por parte de PROUNI, recibí un monto de 10 mil euros para subvencionar el costo de vida de un año de maestría en Francia, el pasaje de avión y clases en la Alianza Francesa antes de partir. Y en el caso de la Embajada, me declararon “becario del gobierno francés (BGF)”, exonerándome del pago de la inscripción a campusfrance, de la visa, de la inscripción a la universidad francesa, de la seguridad social estudiantil, y facilitarme un acceso a una residencia universitaria. De verdad que es una beca muy bien coordinada con grandes beneficios para sus ganadores.

 

  • ¿Cuáles fueron tus acciones previas al viaje?

 

Una vez que fui ganador de la beca en enero 2015, hice mis trámites por campusfrance para postular a las universidades que se enfocaban en mi especialidad. Entre las que me aceptaron por junio 2015, decidí seguir la maestría “Riesgos Naturales Telúricos” en la Universidad Paris Diderot. Paralelamente a la postulación a la universidad, hice varios trámites relativos al viaje, así como estudiar con más dedicación el francés en la Alianza Francesa (que ya lo había estudiado años anteriores) y leer más sobre la vida en París (ciudad en donde iba a estudiar).

Fueron muchas actividades por hacer, pero, ¡valía la pena para cumplir mi objetivo!

 

  • ¿Cuáles fueron tus primeras actividades al llegar a París?

 

Cuando llegué a Paris, tuve muchos sentimientos encontrados. Por una parte, una gran alegría por llegar a mi destino y empezar un gran capítulo de mi vida, pero por otra, una gran responsabilidad de querer empezar bien desde el inicio. Es por ello que las primeras semanas fueron de aclimatación a una nueva cultura, un nuevo idioma, ¡a un nuevo mundo!... En la cual incluía hacer diversos trámites como el de mi alojamiento (en residencia universitaria por mi beca), la inscripción a mi universidad, sacar una cuenta de banco, entre otras. Y obviamente, darme mis primeras vueltas por la ciudad, ¡y ver en vivo y en directo la Torre Eiffel!

 

  • Cuéntanos sobre tu vida cotidiana en el ámbito social y académico

 En el camino de aclimatación y ya en la vida diaria, pude desarrollar diversas actividades en el ámbito social, que considero muy importante para cualquier estudiante. Es una forma de relajarse ante la exigencia de los estudios y de aprovechar la oportunidad de estar en otro país. En mi caso, pude conocer amigos de diferentes partes del mundo, con quienes he compartido gratos momentos. Además, he tenido la oportunidad de conocer muchos lugares dentro de Paris, y también fuera, ya que el transporte entre ciudades (incluso entre otros países) es rápido y económico por medio de los trenes.

 En la vida académica, es importante decir que la exigencia es bastante fuerte, y hay que estudiar mucho para los exámenes, así como hacer trabajos en grupo, y en el caso de mi maestría, participar activamente en las salidas de campo programadas (por ejemplo a los Alpes para estudiar la tectónica de las montañas). En mis primeros meses, fue complicado adaptarme al idioma y al sistema de enseñanza, pero luego de ello, seguí avanzando con mucha perseverancia, y también, con mucha humildad, pedía ayuda a otros compañeros que captaban mejor lo que se enseñaba. Considero que en este reto académico, la perseverancia y la humildad son claves para avanzar.

 

  • ¿Cuál es tu situación actual y tus proyecciones?

 

En mi primer año en París estudié un año de la maestría “Riesgos Naturales Telúricos (RNT)” con los recursos de la beca, lo que me permitió conocer mejor los fenómenos naturales. Posteriormente, decidí continuar con recursos propios los dos años de la maestría “Dinámica de los Medios y los Riesgos (DYNARISK)”, la cual me ofrece poseer un enfoque más territorial de los riesgos naturales, así como su implicancia social y ambiental. Ésta última aún estoy por concluirla, ya que finalizaría en julio 2018 luego de sustentar mi tesis. Precisamente, he estado en febrero-marzo 2018 en Lima para recoger información sobre esta tesis que realizo (relativo a los huaicos en Chosica), en la cual he aprovechado la oportunidad para ponerme en contacto con la UNI y participar en un conversatorio que organizaba conjuntamente con Campusfrance relativo a seguir estudios de maestría en Francia. En este evento pude compartir mi testimonio, teniendo el deseo de que sea de utilidad para los estudiantes que anhelen estudiar en este país que me ha estado acogiendo.    

 Sobre mis proyecciones (luego de julio 2018), mi deseo es regresar al Perú para aportar mis conocimientos y experiencias adquiridas, principalmente en la UNI, quien fue quien me dio desde un inicio la apertura de esta gran aventura en París, y en alguna institución relativa a los riesgos naturales, temática que considero muy importante profundizar ante los eventos ocurridos en estos últimos años.

 

  • Un último consejo...

 Ahora ya casi acabando mi estadía en Paris, por la experiencia que he tenido, mi recomendación sería que para avanzar en el reto de estudiar en el extranjero, uno debe escoger la materia que lo apasiona; ser muy perseverante, ya que momentos difíciles van a haber pero que podrán ser superados con la fuerza de hacer lo que a uno le gusta; y finalmente, desarrollar la vocación de servicio, ofreciendo todo lo aprendido para el bien de la sociedad.

¡De lejos, vale la pena asumir el reto! ¡Bon courage!